Mapuche literalmente significa gente de la tierra (mapu – ce), denominación que se da a sí mismo este pueblo que habita regiones de lo que actualmente corresponde a Chile y Argentina. Para la cultura mapuche, existe un todo formado por el hombre, el medio ambiente y un conjunto de seres y fuerzas con poder que rigen sobre los dos primeros. El modelo médico deriva de esta forma holística de concebir el mundo donde, la enfermedad es producto de un desequilibrio, que compromete al grupo familiar y a la comunidad. El sistema alimentario se caracteriza por estar organizado con criterios orgánicos, emocionales y simbólicos, cuyo modelo prioriza la predisposición emocional de las personas (ce – che) y condiciones en que se produce un acto alimentario cotidiano, entre las que se destacan las condiciones del entorno natural (newen), social y el bienestar individual y colectivo como indicadores de la armonía física y espiritual.

En consecuencia, es evidente y prioritario para esta cultura, el cuidado del medio ambiente, de lo cual se ocupan y practican en las medidas de sus posibilidades, cada vez más limitadas por el entorno histórico, social y político. En esta fecha que conmemoramos cada 05 de junio a partir de 1972, el día mundial del medio ambiente, es interesante recorrer sintéticamente, a modo de reflexión, el comunicado actual de la Comunidad Mapuche Las Huaytekas.

 

RESUMEN DEL CONFLICTO DEL BOSQUE DE LAS HUAYTEKAS Y LA COMUNIDAD MAPUCHE HOMÓNIMA

LasHuaytekasbLa Comunidad Las Huaytekas, forma parte del Pueblo Mapuche. Aproximadamente en el año 1890 los mapuche ascendientes de las familias que hoy la conforman, se asentaron en los parajes denominados hoy El Foyel y Los Repollos (Pcia. Río Negro, a 30 km de El Bolsón y a 100 km de Bariloche) compartiendo el resguardo y cuidado del territorio junto al Lonko Foyel, quien fuera uno de los últimos lonko tomado prisioneros de la Guerra Genocida liderada por J.A. Roca.

La Comunidad está actualmente conformada por las siguientes Lof (troncos familiares): Ñancunao- Barría; Quesada-Aravena; Buchile Oyarzo Calfu; Palma-Villablanca; Córdoba.

La Comunidad históricamente viene padeciendo distintos despojos territoriales, los cuales ha ido enfrentando y resistiendo desde hace más de un siglo.

La Dirección de Tierras Provincial operó reconociendo derechos a terceros ajenos a las familias mapuche como mecanismo de despojo. Así aconteció con todas las lof mencionadas: mientras les negaba sus derechos de ocupación tradicional ignorando la ocupación que detentaba, facilitaba a otros ajenos a esta región los “papeles”, omitiendo así custodiar los principios de radicación y arraigo real y efectivo privilegiando el arraigo ficticio y “de capital” bajo el rótulo de lo “productivo” – aun cuando en la enorme mayoría de los casos fueron “especulativos” que contaron con el apoyo del estado para así operar el desplazamiento de las familias originarias.

A partir de la década del `70, las políticas de sometimiento y atropello del estado de Río Negro impactaron fuertemente en la vida familiar y comunitaria de la comunidad. Fue el Proyecto de Colonización Forestal impulsado por la Dirección de Bosques y Praderas el que arrasó con el bosque nativo para implantar el pino dando la estocada final para consumar los últimos despojos territoriales, ya que todas las forestaciones se desarrollaron en gran parte del territorio de la comunidad afectando aproximadamente 4000 hectáreas.

La comunidad mapuche desde el año 2001, comenzó a manifestarse en defensa de su territorio y de sus derechos cuando funcionarios intentaron mensurar el Bosque de Las Huaytekas intentando despojarla de otra parte de su territorio pero esta vez: en un lugar ceremonial.

En el año 2005, la provincia de Río Negro declaró Área Natural Protegida al bosque Milenario de Las Huaytekas. La comunidad no fue consultada previamente y se opuso a la aplicación de esa ley pues significaba un nuevo despojo encubierto, porque se perfilaban a futuro varias limitaciones para los miembros de la comunidad y muchos beneficios para los empresarios privados. Por ej: la obtención de un título de propiedad a favor de J.L Silbenerg otorgado por la Dirección de Tierras en el 2008.

LasHuaytekasaA partir de entonces la comunidad comenzó a reaccionar más fuertemente para defender su territorio con acciones como: repudios públicos, denuncias administrativas, legales y mediáticas, futa trawn (asambleas). Puso en marcha un proyecto de Educación Intercultural en una escuela inserta en la comunidad, una feria cultural en la que a cada visitante se le cuenta. También se han hecho recuperaciones, reafirmaciones, resistencias y reivindicaciones territoriales.

La lof Buchile recuperó parte de su territorio en el Foyel en enero del año 2009. Servicio Forestal, Emforsa y J.C Parente se adjudican la posesión de ese territorio. En setiembre del mismo año, la lof Ñancunao-Barría recuperó parte del territorio ubicado en el paraje El Foyel, en la margen Oeste del milenario bosque de Las Huaytekas. José L. Silbeberg, Servicio Forestal, Emforsa se adjudican su posesión.

En junio de 2010, el empresario Daniel Kritz, apoderado de Silbeberg, ingresó a esta parte del territorio con un grupo de motosierristas. Comenzaron a talar la forestación de pino. El fin: construir un barrio privado para petroleros, una confitería y una cancha de golf, entre otros lujos. La comunidad alarmada por semejante megaemprendimiento se preocupó y le impidió el acceso a este empresario y al servicio forestal con una tranquera que obstaculizaba su paso. Durante 8 meses con guardias permanentes se logró atrasar las obras previstas por los empresarios.

En octubre de 2010, la Lof Quesada- Aravena reafirmó parte de su territorio en conflicto con Servicio Forestal. Un mes más tarde, la Lof Palma- Villablanca recuperó parte de su territorio en El Foyel. José Luis Martínez Pérez y Emforsa, se adjudican la posesión sobre este territorio.

A raíz de la última recuperación el abogado Martínez Pérez, rápidamente inició varios juicios en contra de la comunidad. La justicia ordenó un desalojo que fue suspendido y el derribamiento de la tranquera que impedía el paso de Kritz. La policía de El Bolsón junto con el Bora, Daniel Kritz y el denunciante quitaron la tranquera en cuestión.

desforestacion

A partir de entonces (febrero de 2011), Daniel Kritz ingresó nuevamente pero esta vez con maquinaria (topadoras, cargadoras, retroexcavadoras, aserradero portátil) y un enorme plantel de personal. Comenzaron con el apeo de pino en la forestación, destrucción de renuevos de plantas nativas, abrir nuevos caminos, a drenar el Mallín de las Huaytekas, entre otras tareas de inteligencia en contra de la comunidad, con falsas denuncias que dañan el buen nombre de miembros de la comunidad. Por ejemplo un allanamiento por denuncia de uso y abuso de armas a una integrante de la comunidad, otra denuncia por turbación, por amenazas, etc...

Mientras a la comunidad le llueven denuncias, se empobrece sin poder hacer uso de sus propios recursos, los demás se enriquecen como: la policía, se abastece de madera aserrada, los allegados del Servicio Forestal, se benefician con rollizos de pino, ripio, leña y Daniel Kritz que se aproxima a su anhelo: su country en territorio mapuche.

Finalmente la comunidad decidió entregar un petitorio al Ministerio de Producción (donde funciona Tierras, Servicio Forestal, Codema, Minería, ganadería) y esperar respuestas en sus instalaciones. Desde el 23 de mayo de 2011 la comunidad espera respuestas del Ministro de Producción. Hasta la fecha sin novedades.

Comunidad Mapuche Las Huaytekas

Información adicional

sex hatlar#305;