La obesidad es un problema de salud pública prioritario debido al gran número de personas afectadas, a su continuo aumento y a sus graves consecuencias sobre la salud. Es considerada una enfermedad crónica, heterogénea, compleja y multifactorial, que ha experimentado un acusado incremento de su prevalencia tanto en países desarrollados como los en vías de serlo.

En el mencionado trabajo se estimó la prevalencia de obesidad e identificaron los factores de riesgo bio-socioculturales, con especial énfasis en la dieta, asociados a su presencia en adultos de la ciudad de Córdoba. Este estudio incluyó 4328 sujetos de ambos sexos mayores de 18 años residentes en la ciudad de Córdoba.

La prevalencia de obesidad y preobesidad fueron del 17% y 34%, respectivamente. El sobrepeso en hombres fue de 60% y en mujeres de 45%.

Resultaron ser factores de riesgo de presentar sobrepeso, el estado civil casado o en concubinato, presentar circunferencia de cintura con riesgo de enfermedades metabólicas y cardiovasculares y el aumento de la ingesta de lípidos. Por otra parte hubo efecto protector del estrato socioeconómico alto, nivel de instrucción medio/alto, fumar, ser del sexo femenino, tener una ingesta calórica adecuada y actividad física alta. Entre la ingesta alimentaria el consumo de lácteos y legumbres disminuyó la chance de padecer sobrepeso, por el contrario la ingesta media y alta de cereales y tubérculos y de más de 500 cc de bebidas analcohólicas calóricas aumentaron el riesgo de presentar sobrepeso.

Estos resultados responden al planteo de considerar a la alimentación como una necesidad biológica, pero que constituye además un hecho social en el que confluyen cuestiones muy diversas de carácter biológico, ecológico, tecnológico, económico, social e ideológico, entre otras. Y las asociaciones establecidas entre estas y la obesidad permitieron establecer factores que protegen y promueven el desarrollo de ella y la fuerza con la que se vincula dicha asociación.

Información adicional

sex hatlar#305;